Cuatro poemas de Andrea Paola Hernández

(Marcel Mariën)


SE HIZO LA LUZ

ser mujer es ser máquina
escáner y fotocopiadora
dar a luz es necesario
bendición y sacrificio

sabrás que está embarazada
cuando tenga una panza cuadrada
de su vagina emane tinta
su vientre se parta en dos y saque palabras
su hijo está hecho de células / un retrato de vidas pasadas
la pelvis se
a
    b
  r
     e
tiene forma de corazón que se abre
emana ríos / lagos / mareas
lágrimas hechas de agua de vida
por las piernas le corre el alma
fragmento suyo que regala al mundo
que se nutre de otros espíritus
tan humano
natural
animal
el mundo agradece

la gente corre quiere ver al niño
es un cuerpo por eso lo leen
inhalando encima ni ella lo entiende
la condición de madre no trae diccionario


*


SUSPENSIÓN


*


CÍRCULOS

el consuelo está en la exploración de tus cavidades
me vuelvo arqueóloga / minera / exploradora
excavo / recojo / reconstruyo
trato de detener maremotos con mis muñecas
celebro el constante descubrimiento de especies
de aire y fuego cosas que suben
pudo haber caído Troya en nombre de tus cuevas
ni siquiera Verne se inventaría esta flora
que se extiende orgullosa entre tonos magenta
hecha sólo de sal y desmesura
“no pares”, dices
“no dejes
de explorar”.


*


RAÍCES

madre, ¿por qué nunca me encerraste?
madre, ¿a dónde te fuiste sin cautela?
madre, ¿seré esta yo?
¿seré esta la que contuviste durante 192 lunas?
soy rama soy raíz soy manglar
                ¿soy?
                soy rizos que descienden hasta mis tobillos / soy pestañas pegadas por el salitre
y si de raíces se trata las mías son de mangle
            los brazos de yemayá besan mi dorado palaa


                         ahogada por el relámpago del catatumbo sobre el río oggún 
                         alcanzo a maléiwa en sus brazos misericordiosos
                                                me siento sobre sirumas y me rio con la brisa
madre estas raíces no se pegan a nada
madre tu angustia no se quita con nada
                                               quedamos la orisha y yo 
                                                somos yemayá y yo
                                                somos caracoles de lustre y jimés del cuello


madre, cuando yo me muera
madre, que me hagan de agua
madre, que me hagan de alga
madre, que me hagan lago
madre, que me hagan espuma
madre, que me hagan azul
madre, que ya soy un verbo
y vine inundada de bruma.


Andrea Paola Hernández (Maracaibo, 1995). Actriz y cineasta. Estudia Teatro en la Universidad Nacional Experimental de las Artes. Coordinadora Editorial en la sección de narrativa de la revista digital Digo.Palabra.Txt. Fundadora del Centro de Estudios de Género en la Universidad Simón Bolívar. Obtuvo el primer lugar en el Concurso de Cuentos «José Santos Urriola» en 2014 y el segundo lugar en el 1er Concurso Physis para Jóvenes Poetas en 2017. Forma parte de la antología poética «Amanecimos sobre la palabra»(2017) publicada por Team Poetero. Administra un blog titulado Insapiencias en andreapaolahernandez.wordpress.com y ha colaborado con diversas revistas digitales como Digo.Palabra.Txt, ERRR-Magazine y Canibalismos, así como los fanzine “Bipolar” (Caracas) y “El Higo” (Madrid). Forma parte de la antología audiovisual “Página = Pantalla” reunida por Francisco Catalano. Textos suyos también han aparecido en Verbigracia (El Universal) y Papel Literario (El Nacional).

0 comentarios:

Publicar un comentario